Follow by Email

martes, 17 de enero de 2012

Rosal

Quién no te ha escrito, mi dulce rosal
que con una rosa adornas mis ojos por la mañana
que lleno de rocío perfumas la casa
que rojo como la sangre brotes de una herida
que tus espinas lucen al delicadamente poder tocarte.

Dime rosa, que vives entre mis ojos,
qué es lo que te propones al decirme que quieres
cada día al contemplarte y soñarte.

Estoy dispuesto a apreciarte y esperar por tus respuestas
rosa mía
bajo ningún concepto dejaré q te marchites
si en mi mente habitas poseedora
de todo el reino de mis pensamientos.

Eres una y sólo una
irrepetible y exhuberante
repentina y fresca
como un beso
que me trae el aliento.