Follow by Email

sábado, 24 de marzo de 2012

Santo

Créeme, estoy agotado de los ruegos
tengo fe y eso me otorga mi carácter
pero sangro y mi fuerza no es física,
es simple adoración.

Soy un mortal elevado
las espectativas abruman e intimidan
es el arquitecto el que diseña
yo sólo soy imagen de sus caprichos
y misterios.

Ámame pero de una vez
háblame
porque sino lo sabes
soy sólo un muerto exaltado.

Acompáñame pero finalmente
confróntame
porque no debes temer
el arquitecto sólo diseña su obra con lo que pueda soportar,
sino se destruiría.

De una buena vez
enfréntate
a tus miedos y deseos
esos que te hacen sentir culpable y
extrañamente irresponsable.

Finalmente toma ese cuchillo
y clávamelo
se perderá entre cicatrices
finalmente caminaré a la luz
y despertaré.