Follow by Email

jueves, 15 de diciembre de 2016

He muerto

Todo empieza con un relámpago
                        del que no tenemos consciencia
                        y como consecuencia, no sabemos qué nos define
                            mi vida transcurrió entre esto y la locura:

                          El humo se despejaba cuando aprendí de todo
                    lo superfluo y no relevante, lo no infinito y sin desafíos mayores
                                           no viví amores, solo pasiones
                                                                     llenaban mi eternidad de horas arrastradas por el
                                             vacío.

                                           Ahora puedo saber en presencia del precipicio de la vida después
                        de la muerte
                                           que mi tiempo eran principios cambiantes en una personalidad espumosa
                         ¡oh, placebo de lo efímero! tantas batallas sin guerra
                                                                     tantas guerras sin sentido.

                                         Entre tú y yo, verdad, solo la esperanza rota por las promesas de
                                                                la corriente del karma
                                                                debo reconocer
                                                                                          La serpiente fue sutil.