Follow by Email

jueves, 2 de febrero de 2017

Soledad

En la mañana, rodeado de la naturaleza callada
                        silenciada, en reposo
         me descubro meditando sin saberlo
                              buscando los remedios para estar acompañado
         un buen libro, un poema, música, entre otros:
                                                  todas esas cosas rechazadas por Nietszche 
                         que me mira y me rechaza
                                desde mis pensamientos.

Escribo solo, acompañado por mis mascotas
                      en estado de reposo, casi sin reaccionar a mis movimientos
                                                       deambulando por mi hogar, que casi se siente como una casa
                        busco salidas, bebidas, dulces, baño, ejercicio
                                                                                                 nada.

Quizás deba entregarme a mis vicios
                                                  esos que me atan con una soga de prisión
                               pero estos ya no me satisfacen, en medio de la locura metropolitana
                                                  recurro a escribir para no temblar
                                                  del miedo al karma, a mis vidas pasadas
                                                                                   todo eso que me ataca
y no perdona mis pasos.