Follow by Email

miércoles, 17 de febrero de 2016

Padre

Una luz adormecida
        años perdidos
        ¡tiempos desperdiciados!

Imágenes borrosas solo disponibles en sueños
destacan la pureza de la experiencia
una verdadera delicia onírica
un castigo por lo escondido en la psiquis

                                                                 ¿Eres ciertamente una deidad mundial?
                                             creo que se ha perdido esa costumbre.
                                             El jazz de tus compases es ciertamente de tus pasos en el vacío
                                                                   verdades encontradas
                                                                   el blues sureño del recuerdo.
¿Cuándo aprenderás a retoñar, oh principe escondido?
                                                                                      es cierto lo de tu sufrimiento callado y el mío.

La felicidad tímida de nuestros encuentros
                                                                  es sincera.