Follow by Email

viernes, 5 de junio de 2009

Vuelves

Muévete con fuerza y recuérdame
este ardor en el pecho que no conocía
son tres palabras que se ofrecen y según creo
cuando no se necesitan palabras que lo representen.

Hazme sentir este nuevo crecimiento
encadenado y dispuesto a sus caricias
que resbalan entre minutos ya crecidos
siendo horas perpetuas sólo instantes.

Recuérdame como contar estrellas en el techo
como abrazar la ansiedad de querer
sin control esperando
que deba atraparlo sólo con el tiempo.

Serán tantos los amores
pero ahora hasta las flores del jardín me gritan
gracias y te quiero
es solo uno ya lo veo
solo que en distintas formas
y que ayer era ciego.

Quizás he adivinado que tan solo un beso de lo obvio
agradecer que te tengo
serán siempre buenos los días
si confío en que mis dedos
pintarán deseosos con ilusiones
tantos colores como mi pecho dicte.

Golpéame en el rostro, realidad
obvia y honesta,
es una excusa culparte
de mis torpezas cuando tu gloria permanece resplandeciente.

Te agradezco y te beso
te deseo y te abrazo
mil alegorías ya no imitarán
el paso de tus logros ingenuos
solo hablando sincero y diciendo
que desde siempre he sido tuyo.

Son tres palabras tan sencillas, que me regalas y te grito agradecido
eres hermosa e inmensa, con brillo y eterna
es por eso que las repito, que desde siempre y ahora que te conozco
las tres notas tu mandato, que confieso
eres preciosa y
por eso
yo
te
amo.